Entradas archivadas en Varios

Leídos en 2020

El año pasado solo publiqué una entrada, la de los libros que leí en 2019. La iba actualizando según iba acabando mis lecturas. Y este año, sin tener ni idea aún de si el blog volverá o no o qué, he decidido hacer lo mismo. Así que iré apuntando por aquí todos los libros que lea (por ocio) en 2020. La dejo enlazada en la columna también, por si acaso.

Pues aquí van mis lecturas de este año…

Enero

  • Karmele Jaio: Las manos de mi madre (Ttarttalo).
  • Íñigo Redondo: Todo esto existe (Literatura Random House).

Leídos en 2019

Aunque el blog está muy muy parado últimamente (siempre tengo la intención de volver, pero siempre hay algo que me lo impide y, al final, la intención se queda en eso), hay listas que sigo actualizando: la de los libros leídos ese año y la de la lista de deseos.

Así que en esta entrada (que dejaré destacada para que pueda consultarse de manera sencilla) iré apuntando los libros que voy leyendo. En realidad, aparecerán los que acabe, porque tengo que admitir que empiezo muchos que abandono por el camino (normalmente, porque no me gustan, aunque no es la única razón y, además, todos los años termino más de un libro que no me convence). Y ya, sin más dilación, mis libros de 2019:

Enero

  • Emily Bronte: Cumbres borrascosas (edición de Alma Clásicos ilustrada por Sara Morante).
  • Isaac Rosa: Feliz final (Seix Barral).
  • Jesmyn Ward: La canción de los vivos y los muertos (Sexto Piso).
  • Marta Carnicero: El cielo según Google (Acantilado).
  • Iván Repila: El aliado (Seix Barral).
  • Eva Baltasar: Permafrost (Literatura Random House).
  • Elizabeth Hardwick: Noches insomnes (Navona).

Febrero

  • Samanta Schweblin: Kentukis (Literatura Random House).
  • Carmen Laforet: Nada (Destino) (relectura).
  • Marta Orriols: Aprender a hablar con las plantas (Lumen).
  • Amy Liptrot: En islas extremas (Volcano).

Marzo

  • Aixa de la Cruz: Cambiar de idea (Caballo de Troya).
  • Stig Sæterbakken: Siamés (Mármara).
  • Domenico Starnone: Ataduras (Lumen).
  • Jeanette Winterson: Escrito en el cuerpo (Lumen).
  • Mirko Sabatino: El verano muere joven (Sexto Piso).
  • Edurne Portela: Formas de estar lejos (Galaxia Gutemberg).
  • Nuria Labari: La mejor madre del mundo (Literatura Random House).

Abril

  • Hillel Halkin: ¡Melisande! ¿Qué son los sueños? (Libros del Asteroide) (relectura).
  • Tatiana Tibuleac: El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes (Impedimenta).
  • Claire Legendre: El nenúfar y la araña (Tránsito).
  • Katie Kitamura: En el bosque (Sexto Piso).
  • Jane Smiley: La edad del desconsuelo (Sexto Piso).

Mayo

  • Brigitte Giraud: Ahora (Contraseña).
  • Magalí Etchebarne: Los mejores días (Las afueras).
  • Julian Barnes: La única historia (Anagrama).
  • Kent Haruf: Nosotros en la noche (Literatura Random House).
  • María Gainza: El nervio óptico (Anagrama).
  • Peter Cameron: Un fin de semana (Libros del Asteroide).
  • Pedro Mairal: Maniobras de evasión (Libros del Asteroide).

Junio

  • Jhumpa Lahiri: Donde me encuentro (Lumen).
  • Anna M.ª Iglesia: La revolución de las flâneuses (Wunderkammer).
  • Agota Kristof: La analfabeta (Alpha Decay).
  • Gerbrand Bakker: Junio (Rayo Verde Editorial).

Julio

  • Hanne Orstavik: Amor (Duomo Ediciones).
  • Hermanos Grimm: Del enebro (Jekyll & Jill).
  • Aurora Venturini: Las primas (Literatura Random House).
  • Seumas O’Kelly: La tumba del tejedor (Sajalín).

Agosto

  • Philippe Forest: Sarinagara (Sajalín).
  • Brigitte Giraud: Tener un cuerpo (Contraseña).
  • Maggie O’Farrell: La primera mano que sostuvo la mía (Libros del Asteroide).

Septiembre

  • Vivian Gornick: La mujer singular y la ciudad (Sexto Piso).
  • Andrea Köhler: El tiempo regalado: un ensayo sobre la espera (Libros del Asteroide).
  • Anna Kavan: El descenso (Navona).
  • Irene Solà: Canto yo y la montaña baila (Anagrama).
  • Inès Cagnati: Génie la loca (Errata Naturae).

Octubre

  • Katixa Agirre: Las madres no (Tránsito).
  • Raymond Carver: De qué hablamos cuando hablamos de amor (Anagrama).
  • Sally Rooney: Gente normal (Literatura Random House).

Noviembre

  • Benoîte Groult: Los naufragios del corazón (Libros del Asteroide).

Diciembre

  • Paolo Cognetti: El muchacho silvestre (Minúscula).
  • Samanta Schweblin: Distancia de rescate (Literatura Random House).
  • Martha Batalha: La vida secreta de Eurídice Gusmão (Seix Barral).

¡Feliz Navidad!

Así que pon una vela a los muertos.
Y pon una vela a los milagros, por improbables que sean, y ruega para poder reconocer el tuyo.
Y pon una vela a los vivos; al mundo de la amistad y de la familia que tanto significa.
Y pon una vela al futuro, que puede ocurrir y no ser engullido por la oscuridad.
Y pon una vela al amor.
Al amor afortunado.

Jeanette Winterson, Días de Navidad

Espero que paséis unas muy felices navidades rodeados de la gente que queréis y que os quiere. No hay mayor regalo. Un beso enorme.

#leoautorasoct

Hola a todo el mundo. ¿Qué tal estáis? Después de unos cuantos meses de ausencia (este año estoy hasta arriba y un poco más de trabajo), he decidido que, estos días que ando algo más libre, podría escribir unas cuantas entradas para hablar de autoras aprovechando que estamos en octubre (sí, octubre ya, esto vuela). Y ¿por qué uno autoras y octubre? Porque, desde hace unos años, octubre es el mes de la visualización de las autoras y he decidido unirme a la iniciativa.

¿Por qué se hace esto? ¿Por qué se decide desde blogs, librerías, bibliotecas, editoriales… dedicar un mes a las autoras? Por una razón muy simple: las leemos menos. No solo han estado invisibilizadas a lo largo de la historia, es que hoy, en pleno 2018, siguen ocupando mucho (mucho) menos espacio en nuestras estanterías (y, por ende, en nuestras lecturas). Se estima que las mujeres leemos un 50 % de autoras, pero este porcentaje baja muchísimo en el caso de los hombres, que apenas se acercan a lo escrito por ellas. Y es necesario conocer el relato en femenino. De ahí que #leoautorasoct dedique octubre a la lectura y divulgación de obras escritas por mujeres.

Tengo que admitir que a mí no me cuesta leer a autoras. Leo libros, indistintamente de quién los haya escrito, pero, al ver las listas de los que he leído en los últimos tiempos, me alegra ver que hay muchas autoras. Por ello, este mes vais a encontrar reseñas de autoras en este blog, porque quizá así descubráis algún nombre que añadir a vuestras bibliotecas.

Yo, por mi parte, aparte de dedicar varias entradas a autoras en este blog, voy a leer solo obras escritas por mujeres este mes. Os lo iré contando, por aquí y por mis redes sociales, con la etiqueta que titula este artículo: #leoautorasoct. Espero que más de una (y sobre todo uno) me acompañe.

Reflexiones (LXII)

«Todos nosotros —adultos y niños, escritores y lectores— tenemos la obligación de soñar despiertos. Tenemos la obligación de imaginar. Es fácil pensar que nada puede cambiar, que vivimos en una sociedad enorme en la que los individuos son totalmente insignificantes: átomos en un muro, granos de arroz en un arrozal. Pero lo cierto es que los individuos cambian el mundo una y otra vez, los individuos construyen el futuro, y lo hacen imaginando que las cosas pueden ser distintas.

»Mirad a vuestro alrededor: lo digo en serio. Deteneos un momento. Simplemente, mirad esta sala. Voy a deciros algo tan obvio que tiende a olvidarse. Es esto: todo lo que podéis ver, paredes incluidas, fue, en un momento dado, imaginado. Alguien decidió que era más fácil sentarse en una silla que en el suelo. Alguien tuvo que imaginar algo para que yo pudiera dirigirme a vosotros en Londres en este preciso instante sin que la lluvia nos cale a todos hasta los huesos. Esta sala y las cosas que contiene, y el resto de los objetos que hay en este edificio, en esta ciudad, existen porque la gente nunca ha dejado de imaginar cosas. Soñaron despiertos, pensaron, inventaron cosas que al principio no funcionaban demasiado bien, y se las describieron a otras personas que se rieron de ellos».

Neil Gaiman
(Escritor inglés)

¡Felices Reyes!

Hola, 2018

Os deseo un año lleno de buenas lecturas…

¡Feliz 2018!

Adiós, 2017

Es curioso, porque, como me ha ido pasando todo este año, me he vuelto a retrasar con las entradas del blog. Y eso significa que iba a escribir esto a colación del regalo de este año (y lo que simboliza); pero no me ha dado tiempo a terminar el asunto y no está colgado. Con lo cual no tiene sentido que publique lo que tenía en mente. Dentro de unos días, supongo.

Aun así, no podía dejar de pasarme por aquí para despedir con vosotros 2017 (personalmente, un año muy duro, siento hasta cierto alivio de que termine ya) y desearos un esperanzador 2018. Que os pasen muchas cosas buenas, que tengáis mucha gente que os quiere alrededor y que la vida sea generosa con vosotros. Y de paso, que leáis mucho y bien.

Feliz feliz feliz año nuevo.

¡Feliz Navidad!

Os deseo que paséis una gran noche al lado de las personas que más queréis. ¡Feliz Navidad!

 

Ocho años

Pues sí, hoy hace ocho años que empezó esto del blog. Yo llevaba ya un tiempo escribiendo en un blog personal (supersecreto, ya no se puede acceder a él) y, no sé bien cómo ni por qué, se me ocurrió que podría comenzar otro de índole más profesional (no por conseguir clientes ni nada de eso, porque no esperaba que lo leyera mucha gente, sino por escribir algo más relacionado con mi trabajo). Casi casi me lo planteé como un sitio donde reunir las respuestas a las dudas que me iban surgiendo al trabajar. Como empezó a tener una cierta repercusión (apenas había blogs dedicados a esto en aquel entonces, solo recuerdo un par de ellos más, muy buenos por cierto), decidí que era una buena forma de explicar a la gente curiosidades sobre la lengua o resolver dudas de una manera llana y sencilla, sin liarnos en terminología, para que todo el mundo pudiera entender las entradas sin problema. Ese fue mi propósito. Luego llegaron los libros, a petición vuestra. Y los retos (me encantaría organizar uno en 2018, pero no puedo prometer nada, porque ando como ando). Admito que hubo un momento en que tuve cierta sensación de que todo se desbordaba un poco (publicaba casi a diario y esto lo llevo yo solita). Al final, mis obligaciones laborales y personales han ido ganando la partida, sobre todo este último año. Sabéis que me he propuesto volver a publicar de manera regular y espero poder cumplirlo.

Como todos los años, tengo la sensación de que las Navidades empiezan en el blog con este aniversario (sí, también he puesto la nieve este año: me gusta y me hace ilusión). Y, como todos los años, os aviso desde ya de que os estará esperando un pequeño regalo navideño en los próximos días (no, no es un libro, porque por desgracia no somos islandeses y no celebramos Jólabókaflóð*). Asimismo, seguiré con las entradas sobre los libros que he leído este año, por si alguien se fía de mis recomendaciones bien para escribir la carta a los Reyes o bien para regalar, que un libro siempre es un gran regalo.

Os espero estos días por aquí. Y, claro, si queréis decirme cualquier cosa o hacerme vosotros vuestras propias recomendaciones, tenéis los comentarios abiertos.

 *  *  *

*El año pasado descubrí en qué consiste la fiesta islandesa del Jólabókaflóð. Me propuse aprovechar estas Navidades para escribir sobre ello en el blog, pero estos días están apareciendo artículos sobre ella por doquier, así que me parece un poco inútil. Lo resumo rápidamente: en Islandia es tradicional regalar libros en Nochebuena y pasar la noche leyendo y tomando chocolate caliente. Es la época del año en la que las editoriales islandesas lanzan sus novedades. Todos los hogares islandeses reciben un catálogo de libros con todas las novedades del año en los días previos a la Jólabókaflóð, que literalmente significa ‘inundación de libros navideña’. Me parece una fiesta genial, que yo quiero importar ya.



Copyright © 2009–2015. Todos los derechos reservados.

Canal RSS. This blog is proudly powered by Wordpress and uses Modern Clix, a theme by Rodrigo Galindez modified by Arturo Martín.